Ir al contenido principal

autorretrato

A ver, si tengo que presentarme y hablar de mi mismo, y de que parte de mi cuerpo no me avergüenza, o no me da pudor, o menos pudor, hablaría de mis manos, con estos dedos largos que martillean el teclado a la vez que dudo una y cada una de las palabras que aparecen en el monitor.
En la mano derecha el dedo anular tiene una curva, una comba que no deja que el grande, el de la palabra que comienza con la letra F lo alcance. No son manos laboriosas, algunos dicen que tengo manos de mujer a modo de burlarse y sentirse bien con su “macheza” o la palabra que corresponda a esa cosa de sentir orgullo de macho, macho-menos ante tal estupidez. Las manos me transpiran, no se si por la timidez, el exceso de peso o alguna falla en el sistema creo que endocrologico si mal no me recuerdo. La verdad que no se que dicen las líneas en la palma de ninguna de las dos, ni en la izquierda ni en la derecha, no me importa saber, no demasiado.
No tengo marcas sobre las que pueda contar, ni lunares en algún lugar particular del cuerpo, ni con formas o colores extraños. El color de mis ojos es el promedio del lugar donde vivo, supongo que hace unos años fueron lo mejor de mi tierra como sugiere la canción, allá lejos cuando era un niño, mas niño de lo que soy ahora y por pequeño que sea esto, me refiero a lo niño, me niego a renunciar.
Todavía no descubrí mi talento, aunque ya se que no soy, o soy a medias: soy mitad cantante, compositor, poeta o poemastro, mal poeta según mi diccionario, un octavo de dibujante, muy vaguito para sociólogo, demasiado académico para vago, tengo toda la teoría para ser lo que los porteños llaman “un muchacho de barrio” solo que me falta la practica, y el barrio.
Como mencione arriba, estoy excedido de peso, cosa de la cual no estoy orgulloso y tampoco me preocupa demasiado, soy un amante de acompañar el matecocido de las faiv-o-cló con un cacho de pan francés con manteca, les juro que en una cantidad racional, supongo que la panza, barriga, o como prefiera quien lea estas líneas, esta relacionada con el sedentarismo y las horas frente a la pantalla del monitor dándole duro al teclado como nos enseño Bukowski que con “comer pan y tomar gaseosa” (no, no basta con dejar esas dos cosas para “ponerse en línea”)
Creo que en este momento ya estoy por mis piernas, pero tampoco tengo demasiado para decir sobre ellas, son dos, como dos son mis ojos, mis orejas, y esto es algo así como una presentación a mis pies: pies de tamaño normal, 43, anchos, destrozadores de zapatillas adidas, cosa que tome en cuenta hace varios años ya, por lo que ante cada compra de calzados busco la “horma ancha”, enemigo de los empleados de zapaterías o casas de deportes. Las uñas de mis pies, no se llevan bien con la carne que tiene cerca: en mis dos patas las uñas del dedo gordo se revelaron y decidieron “encarnarse” provocando dolores y molestias que me llevan a casi la realización de ceremonias al momento de recortarlas. Me gusta caminar descalzo, me siento bien al caminar descalzo.
De una cosa estoy convendisimo: si tuviese (o tuviera o como se conjugue ese verbo en el tiempo que estoy intentando expresar, ese tiempo verbal me hace renegar) que ponerme una nota lo haría a la manera “estructura social y económica argentina”, soy un 3, 89, pero como la gente que me conoce es gente buena, amable y hermosa, se que redondearían para arriba y zafaría con un 4. No entro en la categoría de los lindos, no quiero pertenecer a esa etiqueta, pero quiero creer que tampoco soy feo, digamos que soy de esas personas que no son ni lo uno ni lo otro, entonces pertenezco, orgullosamente, a la categoría de los simpáticos.
Pensaba hacer de esto, de mi autorretrato un derroche de ironía, sarcasmo, pero no me da la cara, así que voy a decirlo, no sin sonrojarme: soy tímido, por lo que no estoy dispuesto a cantarle a mi timidez, y mucho menos en ritmos pops.
Creo que ya hable demasiado de mi, y como que me da cosita: no soy un tipo interesante, además, esto de postularse como tipo interesante obliga a uno, supongo, a buscar “ardides” para serlo todo el tiempo y no tengo ni las ganas ni la energía para ser interesante el tiempo que este despierto cada uno de mis días.
Ah! Por ultimo pero no por esto menos importante, yo también, como Pablo Neruda, soy amigo de mis amigos.-

Comentarios

  1. Hola Poly, siguiendo tus líneas... escuchando lo que decis... y leyendo como pensas... sos una persona con angel; con gracia y muy generosa con el otro.
    saludos
    Gal

    ResponderEliminar
  2. Encuentro Latinoamericano12 sep. 2009 23:55:00

    Epa epa... pensé que iba a contar intimidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. @gal: gracias, mis amigos me lo dicen, por ahi me da por no querer darme cuenta, ya se me va a pasar
    un abrazo

    @martin: mas confesional? :-)
    te mando un abrazo chango!

    gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Entradas más populares de este blog

El Ahora12 ahora es Ahora18

La pesada herencia

"Caíco" Macri

Tenemos que hacerlo: Necesitamos conocer cual plataforma es la preferida del hijo del presidente.

Nos contaron durante años que Maximo se la pasaba en la Play. Ahora queremos saber cual es la que juega "Caíco", el discreto hijo del Presidente Mau,

Te invitamos a responder en los comentarios



XBOX - Opción 1
Playstation - Opción 2
Wii - Opción 3
PC - Opción 4
Todas las anteriores - Opción 5
Es Macri, no tiene tiempo para eso, labura de sol a sol - Opción 6


Nestor Kirchner, la pelicula. Por Adrian Caetano

La pelicula, aqui: